Diferencias literarias en los libros del NT

0 Flares 0 Flares ×

EL IDIOMA DEL NUEVO TESTAMENTO

Diferencias literarias en los libros del NT

Chester_Beatty

Chester_Beatty

Cualquiera que lea el griego bíblico puede reconocer diferencias en estilo literario dentro del Nuevo Testamento. El que sabe poco griego, que lee sin dificultad lo que escribió Juan, quizá se desespere cuando trate de leer la segunda Epístola de Pablo a los Corintios o la Epístola a los Hebreos. Los autores del Nuevo Testamento pertenecían a diferentes estratos sociales y habían pasado por diversas clases de instrucción y educación. Esas diferencias del ambiente de donde procedían se reflejan en su lenguaje. Algunos usaban las formas más sencillas del griego familiar, mientras que otros procuraban expresarse en forma literaria en su estilo y expresiones.El griego más sencillo del Nuevo Testamento es el del Apocalipsis, en tanto que el más refinado y elegante estilo se aprecia en la Epístola a los Hebreos. Los escritos de Lucas están muy cerca de esta epístola por la excelencia de su estilo, y las cartas que llevan el nombre de Pablo quizá sigan a continuación. El Evangelio de Marcos está en el extremo opuesto, o sea, escrito en un lenguaje muy sencillo. E autor se preocupó más por el importante contenido de su estudio que por la forma literaria. De todos los autores del Nuevo Testamento, Marcos es el que usa mayor cantidad de palabras extranjeras.

Entre éstas hay términos semíticos:

“Entonces Pedro dijo a Jesús: Maestro (ῥαββί [rabbí ], del hebreo רַב [rab] “rabino”), bueno es para nosotros que estemos aquí; y hagamos tres enramadas, una para ti, otra para Moisés, y otra para Elías” (Marcos 9:5) – En los relatos paralelos Lucas (9:33) usa el título griego ἐπιστάτης [epistátês] “maestro, “amo”, “Señor”, y Mateo (17:4) usa κύριος [kúrios] “Señor”.

“Respondiendo Jesús, le dijo: ¿Qué quieres que te haga? Y el ciego le dijo: Maestro (ῥαββουνί [rabbouní ], voz aramea, “mi maestro”, ) que recobre la vista” (Marcos 10:51),

“Y decía: Abba (ἀββα [abba] “padre”, del arameo אַב [‘ab] “padre”), Padre, todas las cosas son posibles para ti; aparta de mí esta copa; mas no lo que yo quiero, sino lo que tú” (Marcos 14:36),

“Y tomando la mano de la niña, le dijo: Talita cumi (ταλιθα κουμ [talitha koum], del arameo טָלֶה [taleh] y קוּם [kowm]); que traducido es: Niña, a ti te digo, levántate” (Marcos  5:41),

“Pero vosotros decís: Basta que diga un hombre al padre o a la madre: Es Corbán (Κορβᾶν [korbân], del hebreo קָרְבָּן [qorban] “dádiva”, “ofrenda”, literalmente “lo que es traído cerca”) (que quiere decir, mi ofrenda a Dios) todo aquello con que pudiera ayudarte” (Marcos 7: 11),

“Y estuvo allí en el desierto cuarenta días, y era tentado por Satanás (Σατανᾶς [Satanâs] “adversário”, “acusador”, del hebreo שָׂטָן [satan]) , y estaba con las fieras; y los ángeles le servían” (Marcos 1:13),

“a Jacobo hijo de Zebedeo, y a Juan hermano de Jacobo, a quienes apellidó Boanerges (Βοανηργές [boanêrgés] “hijos del trueno”, del arameo בֵּן [ben] “hijo”, y רְגַז [rĕgaz] “rabia”, “ira”) , esto es, Hijos del trueno” (Marcos 3:17),

y palabras latinas:

“Viniendo ellos, le dijeron: Maestro, sabemos que eres hombre veraz, y que no te cuidas de nadie; porque no miras la apariencia de los hombres, sino que con verdad enseñas el camino de Dios. ¿Es lícito dar tributo (Gr. κῆνσος [kênsos], latín: census) a César, o no? ¿Daremos, o no daremos?” (Marcos 12:14).

“Respondiendo él, les dijo: Dadles vosotros de comer. Ellos le dijeron: ¿Que vayamos y compremos pan por doscientos denarios (Gr. δηνάριον [dênárion], latín: denarius) , y les demos de comer?” (Marcos 6:37).

“Y el centurión (Gr. κεντυρίων [kenturíôn], latín: centurio) que estaba frente a él, viendo que después de clamar había expirado así, dijo: Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios” (Marcos 15:39).

“Y Pilato, queriendo satisfacer al pueblo, les soltó a Barrabás, y entregó a Jesús, después de azotarle (verbo “azotar”, Gr. φραγελλόω [fragellóô], latín: flagello ) , para que fuese crucificado” (Marcos 15:15).

Un amante del griego culto no podría haberse sentido satisfecho con las muchas palabras extranjeras del Evangelio de Marcos ni con su indudable uso monótono de la conjunción καί [kai], “y”, “también”. En estos aspectos los autores de los otros Evangelios han proporcionado un texto mucho más fluido. Por ejemplo, Mateo evitó κράβαττος [krábbatos], “una camilla”, “una cama” (palabra extranjera de dudoso origen, empleada por Marcos), y en su lugar usó la palabra griega correcta: κλίνη [klínê] :

Marcos: “Y como no podían acercarse a él a causa de la multitud, descubrieron el techo de donde estaba, y haciendo una abertura, bajaron el lecho (κράβαττος [krábbatos]) en que yacía el paralítico”… ¿Qué es más fácil, decir al paralítico: Tus pecados te son perdonados, o decirle: Levántate, toma tu lecho (κράβαττος [krábbatos]) y anda? (Marcos 2:4, 9).

Mateo: “Y sucedió que le trajeron un paralítico, tendido sobre una cama (κλίνη [klínê]); y al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Ten ánimo, hijo; tus pecados te son perdonados… Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dice entonces al paralítico): Levántate, toma tu cama (κλίνη [klínê]), y vete a tu casa” (Mateo 9:2, 6).

En lugar de la expresión semítica “hijos de los hombres” (τοῖς υἱοῖς τῶν ἀνθρώπων [tois huiois tôn anthrôpôn]) (Marcos 3:28), Mateo sencillamente habla de “los hombres” (τοῖς ἀνθρώποις [tois anthrôpois]) al presentar la misma declaración de Jesús (Mateo 12:31). En otras partes eludió así mismo otras frases semíticas. En vez de usar monótonamente la conjunción καί [kai], “y”, “también”, con frecuencia unió sus cláusulas por medio de las partículas τότε [tóte], “entonces”, y δέ [de], “pero”, o recurrió al uso del participio.

Lucas empleó un griego más elegante que el de Marcos y Mateo; casi no usó palabras de procedencia extranjera. En vez de los vocablos latinos equivalentes a “impuesto”, “capitán”, “centavo”, “azotar”, empleó términos griegos apropiados. La construcción de sus frases también muestra un uso más refinado de las cláusulas griegas. Une las oraciones subordinadas con las principales mediante formas participiales o por pronombres relativos. Lucas siempre define claramente el sujeto de la oración, pero Marcos usa con frecuencia el pronombre “él” en forma ambigua.

Lucas y Mateo narran ciertos relatos omitidos por Marcos, en donde se advierte el uso de un griego más refinado en el primero que en el segundo. Lucas se expresa mejor en griego en aquellas partes de Hechos donde informa como testigo presencial, que en su Evangelio y en la primera parte de Hechos donde basa su narración en el testimonio escrito u oral de otros. La forma como Lucas se expresa en griego revela que tuvo una instrucción muy buena; a veces se aproxima al estilo clásico.

Pablo también demuestra en sus cartas que conocía el uso culto del griego, y sus expresiones y la elección de palabras revelan a veces que estaba bien familiarizado con el ático clásico. Sus epístolas manifiestan claramente su educación en la ciudad universitaria de Tarso, y que conocía bien los mejores escritos de su tiempo. Las siguientes palabras literarias, tomadas del gran número de las que aparecen en sus epístolas, demuestran esto, aunque su excelencia se pierda en la traducción:

(1) δίψος [dípsos], “sed”. – “En trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed (δίψει [dípsei] dat. sing. neutro), en muchos ayunos, en frío y en desnudez” (2 Corintios 11:27).

(2) ἐγκρατεύομαι [egkrateuomai], “ejercer dominio propio”, “ser temperante”. – “Pero si no tienen don de continencia (ἐγκρατεύονται [egkrateúontai] – Presente Indicativo, 3ª pl.), cásense, pues mejor es casarse que estarse quemando” (1 Corintios 7:9).

“Todo aquel que lucha, de todo se abstiene (ἐγκρατεύεται [egkrateúetai] Presente Indicativo, 3ª sing.); ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible” (1 Corintios 9:25).

(3) ἀθανασία [athanasía], ” inmortalidad”. – “Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria” (1 Corintios 15:53, 54).

“El único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio sempiterno. Amén” (1 Timoteo 6:16).

(4) ἐλευθερία [eleuthería], “libertad”. – “Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad” (2 Corintios 3:17).

(5) ἀνακεφαλαιόω [anakephalaióô], “resumir”. – “Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume (ἀνακεφαλαιοῦται [anakephalaioûtai] – Presente Indicativo Pasivo, 3ª sing.): Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Romanos 13:9).

“de reunir (ἀνακεφαλαιώσασθαι [anakephalaiôsasthai] – Aoristo Infinitivo Medio) todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra” (Efesios 1:10).

(6) δώρημα [dôrêma], “don”. – “Y con el don no sucede como en el caso de aquel uno que pecó; porque ciertamente el juicio vino a causa de un solo pecado para condenación, pero el don (χαρισμα [charisma]) vino a causa de muchas transgresiones para justificación” (Romanos 5:16).

(7) πολιτεύομαι [politeúomai], “comportarse”. – “Solamente que os comportéis (πολιτεύεσθε [politeúesthe] – Presente del Imperativo Medio, 2ª pl.) como es digno del evangelio de Cristo, para que o sea que vaya a veros, o que esté ausente, oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio” (Filipenses 1:27).

(8) πλεονέκτης [pleonéktês], “avaro”. – “no absolutamente con los fornicarios de este mundo, o con los avaros (τοῖς πλεονέκταις [tois pleonéktais] – dat. pl.), o con los ladrones, o con los idólatras; pues en tal caso os sería necesario salir del mundo. Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro (πλεονέκτης [pleonektês] – nom. sing.), o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun comáis” (1 Corintios 5:10, 11).

“ni los ladrones, ni los avaros (πλεονέκται [pleonéktai] – nom. pl.), ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios” (1 Corintios 6:10).

“Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro (πλεονέκτης [pleonektês] – nom. sing.), que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios” (Efesios 5:5).

A veces Pablo usa recursos literarios impresionantes para que sus palabras sean gratas al oído. La lectura en griego de Romanos 12:3 muestra cuán notablemente empleaba las palabras ὑπερφρονεῖν [huperphroneîn], φρονεῖν [phroneîn] y σωφρονεῖν [sôphroneîn].
“λέγω γὰρ διὰ τῆς χάριτος τῆς δοθείσης μοι παντὶ τῷ ὄντι ἐν ὑμῖν μὴ ὑπερφρονεῖν παρ’ ὃ δεῖ φρονεῖν ἀλλὰ φρονεῖν εἰς τὸ σωφρονεῖν ἑκάστῳ ὡς ὁ θεὸς ἐμέρισεν μέτρον πίστεως”.
“Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto (ὑπερφρονεῖν [huperphroneîn]) de sí que el que debe tener (φρονεῖν [phroneîn]), sino que piense (φρονεῖν [phroneîn]), de sí con cordura (σωφρονεῖν [sôphroneîn]), conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno” (Romanos 12:3). La belleza literaria de este versículo se pierde en la traducción.
En otros pasajes Pablo también emplea la aliteración, o sea, el uso de palabras de sonido semejante. En Filipenses 3: 2, 3 hay un juego de palabras donde los términos κατατομή [katatomê] y περιτομή [peritomê] revelan la habilidad literaria de Pablo:
“βλέπετε τοὺς κύνας βλέπετε τοὺς κακοὺς ἐργάτας βλέπετε τὴν κατατομήν. ἡμεῖς γάρ ἐσμεν ἡ περιτομή οἱ πνεύματι θεοῦ λατρεύοντες καὶκαυχώμενοι ἐν Χριστῷ Ἰησοῦ καὶ οὐκ ἐν σαρκὶ πεποιθότες”.
“Guardaos de los perros, guardaos de los malos obreros, guardaos de los mutiladores (τὴν κατατομήν [tên katatomên], “el cortamiento”) del cuerpo. Porque nosotros somos la circuncisión (ἡ περιτομή [hê peritomê]), los que en espíritu servimos a Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús, no teniendo confianza en la carne” (Filipenses 3:2, 3).
Y, ninguna traducción puede exhibir adecuadamente el encanto literario de combinaciones como:
(1) φθόνος [phthónos] y φόνος [phónos], “envidia” y “homicidio”.
“πεπληρωμένους πάσῃ ἀδικίᾳ πονηρίᾳ πλεονεξίᾳ κακίᾳ μεστοὺς φθόνου φόνου ἔριδος δόλου κακοηθείας ψιθυριστάς”.
“estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia,  homicidios, contiendas, engaños y malignidades”. (Romanos 1:29).
(2) ἀσύνετος [asúnetos] y ἀσύνθετος [asúnthetos], “necios” y “desleales”.
ἀσυνέτους ἀσυνθέτους ἀστόργους ἀνελεήμονας”.
necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia” (Romanos 1:31).
Desde el punto de vista del lenguaje, la Epístola a los Hebreos es la obra literaria magistral del Nuevo Testamento, pues contiene una riqueza de bellas expresiones griegas dentro de un estilo que fluye hermosamente. Su estructura sintáctica muestra un ritmo placentero, con juegos de palabras (muy agradables al oído del que los lee en griego) como los siguientes:
(1) Capítulo 5:8
ἔμαθεν [émathen] “aprendió” y ἔπαθεν [épathen] “padeció”.
καίπερ ὢν υἱὸς ἔμαθεν ἀφ’ ὧν ἔπαθεν τὴν ὑπακοήν
kaiper ôn huiós émathen aph’ hôn épathen tên hupakoên
Lit: “y aunque siendo hijo aprendió de lo que padeció la obediencia”
“Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia” (RV-1960)
(2) Capítulo 13:14
μένουσαν  [ménousan] “permanente” y μελλουσαν [mellousan] “por venir”.
οὐ γὰρ ἔχομεν ὧδε μένουσαν πόλιν ἀλλὰ τὴν μέλλουσαν ἐπιζητοῦμεν
ou gar echomen hôde ménousan polin alla tên méllousan epizêtoumen
Lit: “porque no tenemos aqui una permanente ciudad pero la por venir buscamos”
“porque no tenemos aquí ciudad permanente, sino que buscamos la por venir” (RV-1960)
El estudio que acabamos de hacer es una pequeña muestra de cuán abarcante es la investigación del idioma original del Nuevo Testamento. Para entender plenamente el verdadero significado del mensaje divino es insuficiente un conocimiento del griego clásico, pues los escritores de la Biblia no usaron ese lenguaje. Es necesario captar el significado de las palabras del Nuevo Testamento según el lenguaje familiar del pueblo común del siglo I, ya que los apóstoles escribieron para esa clase de gente.
Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.

Powered by WordPress | Designed by: Virtual Server | Compare Free WordPress Themes, wordpress 4 themes and
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 0 Flares ×