El testimonio de Cristo y los apóstoles

2 Flares 2 Flares ×

HISTORIA DEL CANON BÍBLICO

I – ANTIGUO TESTAMENTO

El testimonio de Cristo y los apóstoles

Cristo no sólo testificó de la existencia de la triple división de la Biblia Hebrea (Lucas 24:44) sino también de que conocía el orden de sucesión de los libros.

El orden de los libros en la Biblia hebrea es muy diferente del de nuestras Biblias modernas. De acuerdo con la triple división de la Biblia Hebrea, la sección Escritos viene al final, con los dos libros de Crónicas (uno en el canon hebreo) al fin del Antiguo Testamento.

El canon según las divisiones judías.JPG 1

Cuando Jesús dijo a los fariseos que se les pediría cuenta por los crímenes cometidos “desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, que murió entre el altar y el templo” (Lucas 11:51; cf. Mateo 23:35), hizo referencia a Abel, el primer mártir, mencionado en el primer libro de la Biblia (Génesis 4:8) y a Zacarías, cuyo martirio se describe en el último libro de la Biblia hebrea (2 Crónicas 24:20-22).

Si Jesús hubiera mencionado la palabra “hasta” en un sentido cronológico, habría mencionado al profeta Urías que fue muerto por Joacim más de un siglo después de Zacarías (Jeremías 26:20-23). La declaración de Cristo proporciona pues una clara evidencia de que en sus días el orden de la Biblia hebrea ya estaba firmemente establecido.

Que Zacarías sea llamado el “hijo de Berequías” en Mateo 23:35, pero “hijo” de “Joiada” en 2 Crónicas 24:20, no debiera explicarse – como lo hacen algunos comentadores – como resultado de la confusión de Mateo, o de algún copista posterior, con el profeta “Zacarías hijo de Berequías”, que vivió siglos después en el tiempo de Darío I (Zacarías 1:1). Joiada, padre de Zacarías, puede haber tenido un segundo nombre, como lo tenían muchos judíos, o Berequías puede haber sido el abuelo materno de Zacarías o bien su verdadero padre y Joiada el abuelo más famoso. La palabra “hijo”, con el significado de “nieto”, era común en la usanza hebrea (ver 2 Reyes 9:2, 20).

Cualquiera sea la interpretación correcta de esta aparente dificultad, los comentadores desde Jerónimo en adelante casi unánimemente han reconocido en el Zacarías mencionado por Jesús al hombre de 2 Crónicas 24:20.

Jesucristo fue un firme creyente en la autoridad de la Biblia tal como existía en su tiempo, y también lo fueron sus apóstoles. Esto se ve manifiestamente en varias declaraciones. Jesús dijo:Erráis, ignorando las Escrituras” (Mateo 22:29). Y presentó pruebas de su mesianismo citando las tres divisiones de las Escrituras del Antiguo Testamento, cuando dijo que “era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos” (Lucas 24:44; cf. vers. 25-27). También colocó la creencia en los escritos de Moisés junto con la creencia en sus propias enseñanzas: “Si no creéis a sus escritos”, preguntó el Salvador, “¿cómo creeréis a mis palabras?” (Juan 5:47; cf. vers. 46).

Pablo declaró que Dios había hecho ciertas promesas “por sus profetas en las santas Escrituras” (Romanos 1:2). Dijo a Timoteo, su joven colaborador: “Desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras. . . Toda la Escritura es inspirada por Dios.” (2 Timoteo 3:15, 16).

Otra declaración igualmente indudable es presentada por el apóstol Pedro:Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo. ” (2 Pedro 1:19-21).

Estas declaraciones muestran claramente que Cristo y sus apóstoles estaban firmemente convencidos de que el Antiguo Testamento – la Biblia de sus días – era inspirado y tenía autoridad.

En la era apostólica se usó por primera vez la expresión “Antiguo Testamento” con referencia a los libros de la Biblia hebrea. En un pasaje muy discutido, el apóstol Pablo dice que permanece un velo sobre los ojos de los judíos hasta los días del apóstol “en la lección del antiguo testamento” τῆς παλαιᾶς διαθήκης [tês palaiãs diathêkês] (2 Corintios 3:14, Reina-Valera Antigua); “el antiguo pacto” (Reina-Valera 1960)

Los comentadores están divididos en su interpretación de la expresión τῆς παλαιᾶς διαθήκης [tês palaiãs diathêkês] “antiguo testamento” (“antiguo pacto”) de este pasaje, pero puesto que Pablo se refiere a algo que es leído por los judíos, la explicación más plausible es ver en él una referencia ya sea al Pentateuco o a toda la Biblia hebrea. Dado que el término Antiguo Testamento implica la existencia del término Nuevo Testamento, es posible que los apóstoles y otros cristianos quizá ya hayan usado esta última expresión para denominar los escritos acerca de la vida y obra de Cristo, quizá uno de los Evangelios.

Las muchas citas del Antiguo Testamento que se encuentran en el Nuevo también dan un importante testimonio de la autoridad atribuida a los libros del Antiguo Testamento por los autores de los escritos cristianos. Algunas de las citas son cortas, y muchas de las expresiones del libro del Apocalipsis son muy similares a las que se hallan en Daniel, pero pueden no ser realmente citas.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.

Powered by WordPress | Designed by: Virtual Server | Compare Free WordPress Themes, wordpress 4 themes and
2 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 2 2 Flares ×